Noticias

Violencia y drogadicción provocan divorcio de Ricardo Arjona

Tota
18/11/2002, a las 05:25

Ricardo Arjona y su esposa, la puertorriqueña Leslie Torres, protagonizan una de las separaciones más escandalosas del año, al haberse conocido que la violencia y la drogadicción son los motivos que los han llevado a solicitar el divorcio.

Ante esta situación, el cantautor, que a través de sus temas trata el problema social y de pareja, ahora pide a los medios no involucrarse en su vida privada y mantenerse al margen del proceso de su divorcio.

La publicación TvNotas de esta semana dio a conocer que Leslie, hermana del también cantante puertorriqueño Michelangelo, solicitó el acta de divorcio en Miami (EE.UU.) por violencia física, moral y amenazas, aunque la denuncia está hecha en tercera persona.

«Le ha hecho amenazas como ´te voy a matar´, ´te odio´, ´te voy a tirar por el balcón para estar solo con mis hijos´, ´haré que te mueras de hambre´ y ´te voy a cortar la cabeza´ .

«La ha cacheteado, empujado, pateado, agarrado por el pelo, además de tirarla en la ducha completamente vestida y echarle agua fría», según el acta de divorcio que publica la revista.

También revela que Arjona pidió su divorcio el 25 de septiembre ante un juez de lo familiar de Ciudad de México, en la que solicita la custodia de sus hijos por considerar a su esposa «incapaz física, mental y emocionalmente».

«Desde mediados de 1999 ella ha incurrido en el consumo extremo de alcohol y drogas», dijo Arjona en su denuncia.

«El 18 de marzo del 2002, al regresar a casa con mis hijos, encontramos a Leslie en el piso, después de haber ingerido una excesiva cantidad de medicamentos», agrega.

«La llevé al hospital, donde fue admitida en urgencias. En el papel de admisión, el doctor escribió: ´La paciente es admitida con el diagnóstico de intento de suicidio y dependencia de alcohol´», subrayó.

Arjona hace énfasis en su demanda que entre mayo y julio gastó 250.000 pesos (25.000 dólares) «en instituciones de rehabilitación y hospitales, buscando su recuperación».

Ante esta situación, el intérprete y compositor de «El Mesías» y «Dios es verbo no sustantivo» envió el jueves una misiva a los medios de comunicación en la que hace referencia a su «sabido divorcio en el que estoy envuelto».

Admite que las denuncias publicadas son ciertas, aunque lamentó que la prensa haya utilizado los expedientes del proceso y afirmó que las denuncias son los argumentos que han presentado los abogados en el afán de ganar el caso.

Aclara que los pormenores del artículo de TvNotas no corresponden a declaraciones personales a los medios, sino «extraídos de la documentación de las demandas en las cortes de los Estados Unidos de Norteamérica, donde los documentos son de carácter público y por consiguiente, a disposición de todos».

Señala que el respeto que guarda por la mujer que «hasta el día» de hoy es su esposa, le impide hacer declaraciones que vayan en detrimento de su salud emocional, pero sobre todo por sus hijos que «sin quererlo forman parte de esta situación».

En su carta manifiesta que jamás se escuchará de su parte algún «comentario negativo que haga referencia de ella», y dijo que serán los abogados quienes afronten el proceso y los jueces quienes tomen la decisión final.

«En diez años de matrimonio, los medios de comunicación supieron respetar la privacidad de mi vida matrimonial, cosa que siempre agradecí de sobremanera, entiendo perfectamente que un asunto como éste es atractivo para el periodismo del espectáculo y al mismo tiempo lo respeto», indica en la carta a los medios.

Advierte que, como hombre público está dispuesto a afrontar las responsabilidades que este caso le representa, «pero pediría de la manera más atenta que se mantenga al margen a los niños y a mi aún esposa de esta situación, por su propio bienestar emocional, a menos que ella crea conveniente hacer algún tipo de aclaración».

«Yo no diré más, porque si no dije de mi vida privada en los que sin duda fueron momentos muy importantes, donde rescaté cosas hermosas, no debería en este momento mencionar las cosas negativas por las que lamentablemente estamos pasando», puntualiza.

Comentarios