¿Cuál es el orden en el que se debe rezar la novena de aguinaldos?

Desde el 16 hasta el 24 de diciembre las personas católicas rezan la tradicional novena de aguinaldos.

njaramillo

La temporada navideña es quizás una de las épocas más esperadas del año y de favoritas de los colombianos. Muchos disfrutan de esta época por poder estar con sus familias y realizar todas las actividades que son tradición.

Desde el 16 hasta el 24 de diciembre, las personas católicas acostumbran a rezar la novena de aguinaldos, costumbre que conmemora el nacimiento de Jesús.

Aunque tiene un significado religioso, la novena se ha convertido en un espacio social en el que se reúnen familiares, trabajadores y demás para compartir un tiempo de amor, armonía y paz.

Durante esos nueve días de diciembre las personas rezan algunas consideraciones, dependiendo del día.

Aunque quizás cada persona tiene un estilo o gusto, lo cierto es que existe un orden para rezarla.

El orden de las oraciones es:

– Oración para todos los días: Como su nombre lo dice, se reza durante los nueve días que dura la novena.

Benignísimo Dios de infinita caridad, que nos has amado tanto y que nos diste en tu Hijo la mejor prenda de tu amor, para que hecho hombre en las entrañas de una virgen naciese en un pesebre para nuestra salud y remedio. Yo en nombre de todos los mortales te doy infinitas gracias por tan soberano beneficio. En retorno de él os ofrezco la pobreza, humildad y demás virtudes de vuestro hijo humanado, suplicándoos por sus divinos méritos, por las incomodidades con que nació, y por las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, que dispongáis nuestros corazones con humildad profunda, con amor encendido, con total desprecio de todo lo terreno, para que Jesús recién nacido tenga en ellos su cuna, y more eternamente. Amén. (Se reza tres veces Gloria al Padre).

Oración del día: Para cada día de la novena hay una consideración distinta.

– Oración a la Santísima Virgen:

Soberana María, que por vuestras grandes virtudes y especialmente por vuestra humildad, merecisteis que todo un Dios os escogiese por madre suya. Os suplico que vos misma preparéis y dispongáis mi alma, y la de todos los que en este tiempo hiciesen esta novena, para el nacimiento espiritual de vuestro adorado Hijo. ¡Oh dulcísima Madre! Comunicadme algo del profundo recogimiento y divina ternura con que le aguardasteis vos, para que nos hagáis menos indignos de verle, amarle y adorarle por toda la eternidad. Amén. (Se reza dos veces el Ave María).

– Oración a San José:

¡Oh Santísimo José!, esposo de María y padre putativo de Jesús, infinitas gracias doy a Dios porque os escogió para tan altos ministerios y os adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Os ruego, por el amor que tuvisteis al Divino Niño me abracéis en fervorosos deseos de verle y recibirle sacramentalmente, mientras en su divina Esencia le vea y le goce en el cielo. Amén. (Se reza Padrenuestro, Avemaría y Gloria).

– Gozos

– Oración al Niño Jesús:

Acordaos, ¡oh dulcísimo Niño Jesús!, que dijiste a la Venerable Margarita del Santísimo Sacramento y en persona suya a todos vuestros devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad tan agobiada y doliente: “Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado”. Llenos de confianza en Vos, ¡Oh Jesús!, que sois la misma verdad, venimos a exponeros toda nuestra miseria. Ayúdanos a llevar una vida santa, para conseguir una eternidad bienaventurada. Concedednos por los méritos infinitos de vuestra encarnación y de vuestra infancia, la gracia de la cual necesitamos tanto. Nos entregamos a Vos, ¡oh Niño omnipotente! Seguros de que no quedará frustrada nuestra esperanza y de que, en virtud de vuestra divina promesa, acogeréis y despacharéis favorablemente nuestra súplica. Amén.

– Villancicos

 

 

 

CONTENIDO PATROCINADO