Darío Gómez

Crédito: Instagram @elreydeldespecho

Disturbios en el entierro de Darío Gómez: Esmad apaciguó a la multitud

Algunos fanáticos del ‘rey del despecho’ causaron alteraciones de orden público durante su entierro en Medellín.

Alfonso Narváez
Archivado en: Darío Gómez  •  

Darío Gómez dio su adiós definitivo el 30 de julio en el cementerio Campos de Paz de Medellín, en una ceremonia privada para sus familiares. Sin embargo, algunos admiradores del intérprete de ‘Nadie es Eterno en el Mundo’ lo acompañaron en una procesión desde la iglesia Santa Gema hasta la entrada de su morada final.

Si bien, la familia de ‘el rey del despecho’ tomó la decisión de limitar el ingreso al entierro una multitud a las afueras del cementerio se abalanzó contra la entrada y saltaron las vallas de seguridad que resguardaban el féretro del afamado artista.

En medio de las revueltas tuvo que intervenir la Policía y el Escuadrón Móvil Antidisturbios, ESMAD, para apaciguar a las turbas. A raíz de ello algunos lanzaron botellas y piedras a las autoridades que respondieron con gases lacrimógenos.

Mira también: Darío Gómez: Así fue el último adiós al ‘Rey del Despecho’

Algunas personas alcanzaron a llegar hasta las puertas de los Campos de Paz, pero fueron contenidos por las autoridades, que se quedó al interior del cementerio para prevenir altercados.

Asimismo, se reportó que los hechos no duraron más de 20 minutos. Entre lágrimas, canciones y recuerdos, ‘el rey del despecho’ llegó a su morada final en compañía de su nieta Daniela quien reveló a Semana, era “el mejor padre, el mejor abuelo y la persona más maravillosa que he conocido en mi vida”.

Te puede interesar: Hermano de Darío Gómez revela detalles de las últimas horas del artista

Una sentida despedida

Darío Gómez fue enterrado bajo la escultura de ‘El hombre en busca de paz’, lugar en el que reposan personajes de renombre para los antioqueños. La escultura, obra de Jorge Marín Vieco, es un homenaje al descanso eterno.

El entierro se llevó a cabo luego de que ‘el rey del despecho’ estuviera tres días en cámara ardiente en el coliseo Yesid Santos, donde miles de sus admiradores asistieron para presentar respetos y lamentar su fallecimiento.

 

 

 

MÁS SOBRE: