Sacerdote Aracataca

Crédito: Facebook Antena Informa

Sacerdote dio sermón en una discoteca para invitar a los jóvenes a ir a misa

“Hay que escuchar lo que el joven escucha”, explicaba el padre Arnaldo Pereira, quien se tomó una discoteca en la tierra de Gabriel García Márquez para predicar la palabra de Dios.

jcarreno
Archivado en: Virales  •  

En el municipio de Aracataca, Magdalena, tierra que vio nacer al Nobel de literatura colombiano, Gabriel García Márquez, un sacerdote decidió llevar una estrategia ‘Macondiana’ para predicar la palabra de Dios entre los más jóvenes y ayudar a que su fe se fortalezca.

Arnaldo Pereira es el párroco de la Arquidiócesis de Santa Marta que, con sotana y biblia en la mano, decidió tomarse una discoteca del municipio para celebrar una eucaristía atípica dirigida a los jóvenes.

Mira también: Sacerdote se pasó de tragos y le disparó a un policía en Bogotá; esto se conoce

De acuerdo con Pereira, este particular hecho se dio en el marco de ‘La Gran Semana Vocacional’, que consiste en encuentros con jóvenes para alabar a Dios pero con una particularidad, no solo se realizan en la iglesia, sino que la misma congregación se desplaza hasta los lugares que frecuentan los jóvenes y, en este caso, el sitio escogido fue una discoteca.

“Hoy fuimos nosotros a donde ellos se congregan, creo que hay que seguir hablando de Cristo en todos los escenarios y no solamente la iglesia. Hay que volverse joven con el joven, hay que escuchar lo que escucha el joven, hay que bailar lo que el joven baila porque también queremos que el joven crea en lo que nosotros queremos y exprese lo que nosotros vivimos como experiencia de fe”, manifestó el sacerdote.

En las imágenes que se viralizaron en redes sociales, el padre fue el centro de atracción en la discoteca que estaba abarrotada de jóvenes. Hubo oración, alabanza y cánticos religiosos, sin embargo, también se colocó música de moda o de la canción que escuchan los jóvenes.

Te puede interesar: Sacerdote renuncia tras oficiar una misa borracho

Vale la pena aclarar que en medio de este encuentro no hubo licor ni peleas que se presentan en algunos establecimientos nocturnos. En trabajo conjunto con la policía, el encuentro social- religioso fue un éxito, al punto que los muchachos y muchachas probaron una ‘michelada cristiana’ para acercarse más a la iglesia.

MÁS SOBRE: