foto: captura video

foto: captura video

Expolicía que abatió a dos delincuentes en asalto a restaurante fue dejado en libertad

Pese a que el policía retirado quedó libre, seguirá vinculado al proceso.

drodriguezb
Archivado en: Bogotá  •  

En las últimas semanas la inseguridad en Bogotá ha estado crítica y se han vuelo más frecuentes no solo casos de sicariato y robo a mano armada, sino también casos de atracos masivos en restaurantes de varias zonas de la capital.

El más reciente tuvo lugar en un asadero del barrio Santander, en la localidad de Antonio Nariño, donde dos delincuentes armados llegaron a amedrentar a los comensales, sin embargo, entre estos estaba un expolicía que con una pistola les frustró su cometido.

De inmediato se inició un cruce de disparos, que terminó con la muerte de ambos delincuentes, los cuales fueron abatidos por el expolicía en el lugar de los hechos.

Te puede interesar: Revelan video del momento en el que expolicía abatió a ladrones en restaurante de Bogotá

En los videos del asalto y tiroteo que se hicieron públicos en redes sociales se ve el momento en que uno de los asaltantes ingresa al lugar e intenta robar al policía retirado, por lo que este reacciona y se defiende con otra arma.

En seguida el ladrón intenta huir de lugar, pero es perseguido por el expolicía quien le dispara en varias oportunidades hasta acabar a con su vida. A la vez, su cómplice intenta huir a bordo de una moto, pero este también es alcanzado por los disparos y cuadras más adelante termina estrellándose y muriendo en el lugar de los hechos.

Tras el incidente, el policía retirado fue capturado y retenido en la estación de Antonio Nariño a la espera de que se resolviera su situación por los hechos.

Sin embargo, en las últimas horas se conoció que el expolicía fue dejado en libertad, no obstante, seguirá vinculado al proceso.

En la investigación se determinará si el uniformado retirado, que se había puesto a disposición de las autoridades, actuó en legítima defensa al disparar y matar a los dos sujetos señalados de un intento de robo al restaurante.

“No cabe duda que cuando el primer sujeto sacó un arma de fuego y amenazó a las personas que estaban allí estaba realizando una agresión actual, grave, injusta y capaz, inclusive, de atentar contra el derecho a la vida de estas. Cuando el uniformado reaccionó, obviamente, estaba tratando de desarmarlo. El sujeto se aleja, pero no podemos decir que la agresión haya cesado porque se haya alejado, pues la persona seguía armada y salió. El agente retirado tenía razones para pensar que cuando saliera el otro sujeto le iba a disparar”, señaló sobre el caso Guillermo Mendoza Diago, exvicefiscal general de la Nación.